El ferrocarril y el Alarde de San Marcial

Compañía Internacional de Coches Cama

Era la segunda década de éste siglo (XX). La compañía Internacional de Coches Camas y de los grandes expresos Europeos, trasladaron sus talleres ubicados hasta entonces en Irun, a Aravaca (Madrid) optando sus empleados a dejar su empleo o su traslado a los nuevos talleres.

 

Había que abandonar nuestras raíces (se entiende Irun) nuestros parientes, amigos y costumbres, para no volver al menos; permanentemente en el futuro. Y así sucedió.

 

thumbs_vag1 

Sus empleados con sus familias, (no se me olvidará ese día) montamos en aquel tren destinado expresamente a nosotros, y allí nos despedimos de todos nuestros seres queridos, nuestras amistades, que, al arrancar los caballos de vapor, así como en el lejano Oeste, las caravanas partían en carretas de caballos en busca de nuevos horizontes, veíamos llenos de emoción como baldían sus pañuelos en son de despedida, de todos los que dejábamos en la estación de Irun con ojos enrojecidos.

 

Fueron alejándose, la estación, el puente del Paseo de Colón, las torres de la Iglesia de los Padres Pasionistas y todo ellos quedó, muy lejos…

Pero aquellas familias no se olvidaron de su Irun querido y menos de sus fiestas de San Marcial, sus Cantineras, sus Compañías, su correcalles, su MONTE y su entonces General PEDRÓS. Y así como aquellos iruneses un buen día, acordaron llenos de ilusión y propósitos, fundar en un edificio, el “SOLAR IRUNÉS” recordando en el mismo con cuadros representativos de las fiestas, adornos de nuestras costumbres y lugar de reunión diaria.

 

Todo esto se hizo realidad, pero faltaba lo principal, celebrar los San Marciales y el día 30 de Junio del año 1928, los habitantes de Pozuelo de Alarcón del Bº de la Estación (donde habitábamos y vivíamos) se despertaron al sonar de nuestros tambores, nuestros barriles, nuestra acordeón, nuestros chibilitos y un poco espantados por nuestras escopetas en una DIANA fenomenal.

 

En marcial formación al frente de nuestra bandera de la Compañía, con nuestros atuendos San Marcialeros desfilamos por aquellas calles, que llenas de estupor aplaudían nuestra fiesta, hasta la pradera llamada “LA FUENTE DE LA SALUD” en donde celebramos misa y nuestra fiesta campera, terminando a nuestro regreso, con las salvas de ordenanza, repitiendo en los años sucesivos hasta 1936.

 

Un recuerdo de aquel acontecimiento, de los ausentes y de los supervivientes entre los que me encuentro, os saludo irundarras, con un VIVA SAN MARCIAL.

A. Eguiluz Torrecilla

 


 

 

Compañía Depósito de Maquinas -RENFE- 1949-1957

vag3           vag2

 

Números de participación de la compañía Depósito de Máquinas – RENFE

AÑO

TOTAL

COMPAÑIA

1949

?

?

1950

903

65

1951

980

75

1952

1024 ?

65 ?

1953

1057

55

1954

1096

45

1955

1108

60

1956

1091

49

1957

1077

40

*Archivo Municipal de Irun

 

Compañía de la RENFE

Renfe participó nueve años en el Alarde, del 49 al 57.

Salió de 1949 a 1957 y muchos de sus integrantes lo hacían por la mañana o por la tarde debido a los continuos viajes. Efectuaban una descarga de honor delante de la casa del jefe de depósito.

Influido quizás por la nostalgia de una posguerra vivida fuera de su ciudad natal, un irunés Saturnino Ibargoyen, planteó, allá por las postrimerías de los 40, la inclusión en el Alarde de una nueva compañía, compuesta por los trabajadores del depósito de máquinas de la Renfe, del que era jefe de taller.

Eran tiempos en los que todavía el Alarde no estaba organizado por barrios tal y como ahora lo conocemos. La del Real Unión era la última compañía que desfilaba con la Infantería, ocupando el número 13.

El 30 de junio de 1949, la compañía del “Depósito de máquinas”, que a partir de entonces pasaría a llamarse de la Renfe, desfilaba por primera vez, rompiendo el encanto del maléfico número y ocupando el catorceavo puesto en la marcha. [Y siendo la 7º compañía del Pueblo, siempre ocupando el último lugar, excepto en 1954, que formó la Compañía del Paseo de Colón, siendo esta la decimoquinta compañía de Infantería y octava del Pueblo].

Saturnino Ibargoyen era el capitán, Pedro Susperregui, el teniente y Maria Antonia Vergara la primera cantinera.

Alrededor de la nueva compañía se dieron cita maquinistas, mozos de estación, fogoneros, guardaagujas y, especialmente, trabajadores del taller, todos ellos bajo las órdenes del por entonces contramaestre del depósito.

 

Compañía “peculiar«

 

Según comentan los que la conocieron de cerca, la compañía de la Renfe era cuando menos “peculiar”. Entre las citas obligadas del día de San Marcial, los ferrocarriles se acercaban por las vías del tren hasta la casa del jefe de depósito, donde se efectuaba una descarga de honor, y él patrón colaboraba con el regalo de la cantinera. Ellas tenían, según parece, unos mandos y escolta bastante variables, ya que, algunas veces, los que desfilaban por la mañana tenía que salir de viaje por la tarde o viceversa.

 

Las cantineras tenían que ser de familia ferroviaria. Padres, novios, tíos y demás, se encargaban, en la mayoría de los casos, de hacer los barrilitos en el taller, cada uno con un toque personal y todos con el mismo cariño.

 

Cantineras, mandos y tropa, formaban una marcial compañía ferroviaria, que participó en el Alarde durante nueve años consecutivos, de 1949 a 1957, tras los que desapareció. “Tras los primeros años, en los que participó mucha gente- comenta el que fuera el último teniente de la compañía, Alfonso Guevara – comenzó a ser cada vez más difícil reunir el número mínimo de soldados exigidos, y es que las compañías de los barrios se iban conformando y cada uno prefería salir en la suya”.

Según los datos que han podido aportar la memoria de algunos y las revistas de la época, la compañía de la Renfe tuvo dos capitanes: Saturnino Ibargoyen, principal promotor que mantuvo el cargo de 1949 a1955 (fue hasta 1953), y Luis González, también conocido como”Potaje”, que lo hizo en el 55 y 56. Aunque no se ha podido confirmar, es bastante probable que estos dos capitanes ocuparan el puesto de mando durante el 54 y 57, respectivamente (Como se ve aquí, hay unas dudas de años, más adelante leeremos los partes del día de San Marcial encontrados en el Archivo Municipal de Irun).

Entre sus tenientes: Pedro Susperregui, Mauricio Etxebeste y Alfonso Guevara, y las cantineras, por orden cronológico fueron: Maria Antonia Vergara, Carmen Gómez,Mercedes Alonso, Mari Caballero, Ana María Rodríguez, Juli Sánchez, Lucía Garballo,Maria Elena Larrate y Julia Domínguez.

Nueve cantineras

Lucía Garballo, cantinera en el 55, todavía recuerda que aquel año desfilaron 55 soldados “todo un record para ser la Renfe, aunque entonces el Alarde no estaba tan masificado como ahora que da tristeza ver la falta de disciplina que se lleva. Entonces todo el mundo vivía San Marcial muy hondo, u la noche de San Pedro uno se acostaba temprano para poder estar a tono el día siguiente”. Lucía confiesa que todos los años, ella se siente muy cantinera y recuerda con nostalgia aquel día entrañable.

 

En algunos casos, los novios de entonces son ahora maridos. Es el caso de Mercedes Alonso, que desfiló en el 51, y recuerda que sus padres la siguieron todo el camino. “Antes- dice- ser cantinera era para el día de San Marcial. Ahora las cosas han cambiado y yo creo que se les va demasiado”.

Sea como fuere, lo cierto es que este grupo de hombres y mujeres consiguió que algo tan significativo para Irun como el ferrocarril, pasara también para siempre a la historia de nuestro Alarde”.

Viernes 29 de junio de 1990. Por F. Sanz Rubio.